De galleta en galleta: Un Dulce mundo navideño

Compartir

Uno de los detalles gastronómicos más especiales de Navidad es dejar un plato de galletas con leche para Santa Claus en Nochebuena.  La tradición dicta que este mágico ser llega a cada casa muy hambriento después de dejar los regalos debajo del árbol de Navidad. Por esa razón, las galletas navideñas forman un pequeño refrigerio nocturno en esas frías noches de Diciembre que Santa y los invitados a tu casa encontrarán muy agradable. Además de ser un delicioso postre la constitución de las galletas navideñas tienen tanto color y brillo que incluso en algunas casas llegan a decorar partes del árbol navideño.

Lo interesante de esta idea es que alrededor del mundo existen galletas navideñas que nos pueden brindar opciones más amplias y sabores distintos de la dulce temporada de fin de año en todo el mundo.  Como ejemplo, tenemos algunas exquisitas muestras que nos harán dar la vuelta a la Navidad en pocos bocados.

En primera instancia, populares y originarias de la Europa medieval, las galletas de jengibre se han convertido en uno de los símbolos importantes de la Natividad.  La asiática raíz de jengibre le ha dado a esta preparación de color castaño-dorado y un intenso sabor terroso, característico de estas fiestas.  Hoy en día, la galleta de jengibre toma un sin fin de formas, pero las dos más socorridas son el “hombre de jengibre” y “la casita”, los cuales son acompañados tanto de glaseado como de gomitas o cualquier otro dulce que den la idea de un bello y delicioso paisaje invernal.

Como segunda opción, el shortbread británico es una de las galletas más típicas del Reino Unido.  Importantes desde la implementación de la hora del té, en el siglo XIX, el término “shortbread” significa pan corto, aunque se trata de una galleta porosa y amantequillada que deleita a la comunidad.  Su inclusión en el mundo navideño surge por considerarse un festejo especial, caracterson tradicionalmente decembrinasdel pesebre ea que hasta se puede comer de un bocado.r del Norteísticaque hacía que hacía que esta galleta apareciera en los menús de la élite británica.  Este pequeño manjar comenzó en para pasar en su clásica forma cuadrada, aunque en la temporada decembrina, las formas de estrella con brillos dorados y pastelrepresentan a la estrella polar del Norte

El sabor almendrado es uno de los más agradables durante este tiempo de frío, por lo tanto una galleta con sabor a almendra puede ser suave y muy rica.  Las barras de almendra son muy socorridas en la región escandinava y en diferentes lugares donde el frío se hace presente en más de una ocasión.  Esta deliciosa mezcla de galletas de azúcar con extracto y glaseado de almendra logran una combinación ligera y deliciosa.  Sin embargo, si su deseo es darle un toque más exótico a ese plato dulce de galletas, el oriente también ha aportado sabores de una forma especial.  Las galletas de almendra chinas pueden darle un toque oriental a ese delicioso final dulce del día.  Aunque las tradición religiosa de la Navidad tiene un concepto diferente para las naciones asiáticas, los festejos de fin de año y la llegada de las figuras occidentales han hecho que poco a poco se marquen más estas tradiciones.  Consideradas como una delicia para el emperador desde la dinastía Ming las galletas chinas de almendrapresentan una almendra en el centro que es símbolo de buena fortuna y que sigue siendo popular en esta nación durante este tiempo de fiestas de Diciembre.

Si queremosun sabor latino en nuestro platito meriendero festivo, desde las tierras sudamericanas existe una pequeña galleta rellena de dulce de leche y coco rallado que ha cautivado a chicos y grandes: el alfajor.  Esta deliciosa preparación que se realiza en varios países tiene una fuerte tradición en argentina.  En este territorio se conoce y se ha convertido en uno de los postres favoritos tanto de esta nación sudamericana al igual que a lo largo del mundo.  Aunque esta combinación de sabores se puede degustar todo el año, el alfajor navideño puede presentar variantes que son típicas de la época como la inclusión del chocolate al dulce de leche o coberturas de este último ingrediente e incluso con espolvoreados de azúcar y de variantes de nueces con motivos de colores como el rojo, el verde y hasta el dorado.

Finalmente, en las regiones de menor altura del planeta, existen galletas navideñas que  llegan a la mesa, proyectando todo un pasaje de las clásicas escenas navidad en una forma tan hermosa que hasta se puede comer de un bocado.Los spéculoos o speculaas, como se les conoce en Bélgica yHolanda, respectivamente, son pequeños bizcochuelos queno solamente tienen la particularidad de su fuerte combinación de especias como clavo, canela, cardamomo y nuez moscada, sino que visualmente evoca partes de la historia de San Nicolás de Bari, del pesebre e incluso de los Reyes magos.  Bellas y muy sabrosas, las galletas spéculoos son tradicionalmente decembrinas y hermosamente deliciosas.

Nueces, almendras, canela y jengibre pueden ser ingredientes que no tienen mucho en común.  Sin embargo, la temporada decembrina utiliza estos singulares sabores para crear pequeños bocados dulces que alegran al paladar.        ASPIC, Instituto gastronómico les desea felices fiestas.

Autor: Maestro Ricardo Herrera

no comments