Primavera

Compartir

Pozol de chocolate

Como cada año, entre el 20 y 21 de Marzo, comienza el equinoccio de primavera, una etapa de cambios climáticos y armoniosos.

La palabra equinoccio se refiere a la igualdad que ejercen las horas de luz de día en relación a la noche. La realidad es que la energía que nos brinda esta etapa cambia el aspecto del ambiente y nos brinda manjares diferentes que se pueden consumir en el florecimiento de la primavera. Desde tiempos de las antiguos, las culturas mesoamericanas adoraban a distintos astros y momentos del año. El culto al sol, en especial en la cultura maya, mantenía una relación directa con el equinoccio de primavera, pues pensaban que el dios Kukulkán bajaba desde los cielos a brindar prosperidad a su pueblo. Incluso, en la entrada de la primavera, se puede apreciar en el templo dedicado a este dios, una sombra que asemeja a la serpiente que baja a la tierra.

En su vida cotidiana, los Mayas utilizaban las frutas y las flores que crecían en esta época. Algunas recomendaciones de la cocina primaveral son las tortitas de hoja santa o las calabacitas condimentadas, las cuales son plantas que generan un suave aroma y sabor. Los platillos autóctonos de frutas tropicales y flores comestibles son ideales para recargarse de una fresca energía. Algunas frutas como la piña, ciruela, zapote o mamey son características de la primavera y de los sabores del México antiguo. En el caso de las flores: Las rosas, pensamientos, flor de calabaza y las dalias pueden llegar a convertirse en condimentos o incluso postres aromáticos deliciosos como el helado de pétalos de rosa, regalando color, aroma y un gran sabor.

Hay que destacar al maíz en la dieta primaveral. Las bebidas de maíz en la primavera podrían parecer fuera de contexto, sin embargo, este producto tenía un lugar protagónico en la vida mesoamericana. El “pozol”, por ejemplo, era una bebida refrescante y estimulante, la cual daba energía en una temporada de calor a base de cacao y maíz nixtamalizado. Otros deliciosos elíxires mayas son las bebidas de chocolate frío a base de agua y el pinole fresco a la canela, endulzados con miel. En el caso de las bebidas alcohólicas, existe una bebida llamada Xtabentún, que no es más que un destilado de la miel de la flor maya del mismo nombre. El mosco o licor de naranja es una opción distinta para quienes desean saborear un licor en forma más natural.

El encanto que tiene la primavera es algo que nuestros ancestros descubrieron hace mucho tiempo y, disfrutar de este período puede estar sólo a un bocado de distancia.

Autor: Lic. Ricardo Herrera.

Preparación del pozol

Ingredientes

1 kilo de maíz precocido

250 gramos de cacao tostado y pelado

3 litros de agua

Preparación

Cueza el maíz en el agua necesaria, déjelo hervir hasta que reviente.

Muela por separado el cacao y el maíz reventado.

Revuelva ambos ingredientes y después bátalos con tres litros de agua fría. Sirva el pozal en jícaras.

Nota: El pozol es una bebida tradicional a la que se pueden añadir flores de chorote, piste (semillas de zapote tostadas), camote, etc.

Se puede beber solo o para acompañar cualquier alimento.

Agrega azúcar al gusto y tómalo frio.

no comments