Un pequeño vistazo a la cocina de Da Vinci.

Compartir

Un pequeño vistazo a la cocina de Da Vinci.

Inventor, matemático y artista, Leonardo Da Vinci ha sido considerado como una de las figuras más importantes del arte desde el siglo XV. Sin embargo, es difícil poder imaginarnos esta figura de la historia dentro de la cocina. Lo cierto es que Da Vinci es uno de los inventores de nuevos sabores que pueden servir para experimentar con nuevas texturas y combinaciones. El Renacimiento estaba muy lejos de disfrutar los platillos y manjares a los que estamos acostumbrados, pero existen conocimientos que se encuentran en el imaginario de la humanidad por mucho más tiempo del pensado. Defensor de la Nouvelle cuisine en su época, Da Vinci hizo descubrimientos en la cocina que parecerían muy difíciles de creer para el momento en que el pintor vivía.

Uno de los mayores inventos por parte de Da Vinci en el ambiente culinario es la inclusión de utensilios de cocina para mejorar la preparación de los guisos. Uno de ellos, un par de rosticeros para girar la carne mientras se cocía. Además, crea hornos especiales para aumentar las temperaturas y almacenar una mayor cantidad de alimento. El limpiador de pisos y el afilador de cuchillos también son instrumentos que, por su estancia en las cocinas durante su juventud, le permiten idear artefactos para facilitar la labor en estos espacios.

Una vanguardia que la cocina de Da Vinci creó fue uno de los primeros pensamientos acerca del sandwich. El escultor italiano ponderaba acerca de lo que pasaría si en lugar de comer un pedazo de carne y pan por separado, se unieran antes del primer bocado. A pesar de su postura a favor del vegetal, Da Vinci realiza diversas anotaciones acerca de la manera de comer carne, desde la más exótica hasta la más tradicional. El pastel de pastor es uno de los platillos que llaman la atención del creador, argumentado su exquisito sabor y distintas maneras de prepararlo usando carne de cordero y técnicas de pastelería. Como este, existirían los pays salados como el de vaca y el de cabeza de cabra.

La cocina vegetariana, por otro lado, también se encuentra en sus escritos. Aquí, nuestro artista en cuestión declaraba que si una vaca o un borrego pasan una vida entera totalmente sanos solamente comiendo hierbas, ¿por qué no podríamos los humanos vivir tranquilamente sólo ingiriendo plantas? Bajo esta racionalidad, Da Vinci toma a la ensalada como un platillo de importancia por las mezclas en los aderezos ricos en hierbas y especias que denotaban una predilección a los vegetales y a las propiedades de los mismos. Incluso, sus notas de cocina relacionan algunos de estos productos de la tierra con propiedades curativas Fue Da Vinci quien habló de las propiedades de hierbas y especias como el grano de anís, el tomillo, la salvia, el eneldo y la albahaca para remediar el mal aliento, el dolor de cabeza, la mal estética de los dientes y el hipo, entre otros. También se relata de la delicia que puede ser la polenta, a pesar de su aspecto.

A pesar de darle una preferencia a vegetales, la cocina dulce también es mencionada por Leonardo Da Vinci. El artista menciona a la repostería como un arte en el que el repostero debe hacer gala de sus recursos arquitectónicos. Él también habla de la hermosura y delicia que el mazapán llega a tener y por ello crea las más bellas obras escultóricas para que sean observadas, más no comidas. Da Vinci, por su alto nivel de imaginación, realizaba esculturas con este delicioso material, las cuales deseaba que se mantuvieran por mayor tiempo en la admiración de los comensales.

En este sentido, la cocina no es un oficio que haya nacido en la época moderna. Los cocineros tienen una labor ardua que necesita de un conocimiento especial de los ingredientes utilizados, sus propiedades y las técnicas. Un experto en la cocina, también puede ser considerado como un artista, pero en el buen comer. Ellos inventan nuevas maneras de disfrutar los alimentos y sus procedimientos pueden estar tan en el gusto del público hasta considerarse clásicos en la cultura popular.

Referencias y recomendaciones:

Dewitt, Dave, Da Vinci’s Kitchen: A Secret History of Italian Cuisine, (En Inglés), editorial BenBella Books, Estados Unidos, 2006, Routh, Jonathan y Shelagh (compiladores) Notas de cocina de Leonardo Da Vinci: La afición desconocida de un genio, editorial Grupo Planeta, México, 2012.

Autor: Lic. Ricardo Herrera

no comments